Una montaña de oportunidades


 

En una de las zonas más pobres del país, la Montaña de Guerrero, la falta de oportunidades es habitual entre las familias indígenas que habitan la región. Por ello, INSEPAC, una organización de la sociedad civil, y Fundación PepsiCo México implementaron el proyecto “Amor por la Montaña”, que buscaba contribuir a la seguridad alimentaria de 500 mujeres y sus familias, al incorporar macronutrientes de origen animal a su dieta.

 

Gracias a él, 500 mujeres indígenas hablantes de náhuatl, recibieron capacitación en el manejo del ganado caprino y en la crianza de aves, con la intención de garantizar alimentos de autoconsumo y combatir así la desnutrición que sufre la zona. La decisión de capacitar a estas mujeres en el área del manejo del ganado caprino no fue fortuita: durante su investigación de campo, INSEPAC constató que, a principios del siglo XX, la crianza de cabras fue una de las actividades económicas más importantes de la región, que con el tiempo se perdió. Por ello, esta formación también implicaba volver a los orígenes.

 

El trabajo en conjunto trajo grandes beneficios a las comunidades de la región: en una zona en la que la desnutrición y el bajo peso en la población infantil es acuciante, los datos revelan que, gracias a este proyecto, 98% de los niños beneficiados superó la condición de desnutrición. Además, se generaron 3 comités de productoras pecuarias, liderados y administrados por las mujeres, quienes han contribuido a mejorar los ingresos familiares hasta en 67%.

 

Este proyecto productivo también le permitió a las mujeres de la comunidad aprender nuevas habilidades y crear cooperativas para comercializar sus productos. Hoy, no solo saben manejar el ganado caprino, también son expertas en procesar leche y comercializar productos derivados como queso y yogurt, con lo que ganan 90% más por hora de trabajo.

Conoce más de nuestro impacto positivo en las comunidades:


 

También te puede interesar