Fabiola Torres ingresó a PepsiCo en 1997, como becaria. Hoy es directora de R&D para Latam Norte, lo que significa que está a la cabeza de una de las áreas más relevantes e innovadoras de PepsiCo: el área responsable de ampliar y mejorar el portafolio de marcas como Sabritas y Mafer.

Al mando de Fabiola Torres, el equipo del Tech Center —uno de los bastiones de innovación de PepsiCo Alimentos México, ubicado en la colonia Vallejo, en la Ciudad de México—, ha dado vida a productos como Ruffles Ultra (una papa extra crujiente y con un ondulado único en el mercado), Mafer Mexcalísimo (una mezcla de cacahuates y pepita de calabaza con sabor a cítricos) y ha transformado nuestro portafolio de salado, reduciendo sodio y grasa.

Con casi 23 años dentro de la compañía, Fabiola ha pasado por diferentes áreas y experiencias, desde supervisar el perfeccionamiento y la implementación de procedimientos de aseguramiento de calidad hasta la creación de nuevos productos que se ajustan a las necesidades de los consumidores.

Lo que en R&D estamos impulsando es tener un balance en el equipo, pero, sobre todo, adaptar el esquema de trabajo para las mujeres y hombres, especialmente para aquellos que tienen hijos o simplemente por la necesidad de estar presente en casa.
¿Qué te impulsó a estudiar una carrera STEM?

De niña se me daban bien las matemáticas y las ciencias naturales. Me encantaría decir que en casa me ayudaron a estimular esta área, pero no fue el caso. A veces la inspiración viene de quien menos lo esperas y en mi caso fue de un maestro de química en la preparatoria. Él no lo supo, pero fue la persona que más me inspiró para dedicarme a lo que hoy es mi pasión.

 ¿Cómo llegaste a PepsiCo?

Durante los últimos semestres de la carrera, anhelaba conocer los procesos de la industria de alimentos, así que logré entrar en una gran cervecera, en Toluca, conocida por contratar solo hombres para supervisar los procesos. La empresa estaba probando la contratación de mujeres a roles clave, más allá de las asistentes mujeres. No fue fácil, era una empresa muy tradicionalista. Afortunadamente, por esos días un amigo que trabajaba en Sabritas me dijo que iba a cambiar de empleo y que su posición estaría vacante, me postulé y fui aceptada como practicante. Fue así como comenzó mi carrera en PepsiCo. Un día en manufactura estaban solicitando candidatos para un puesto muy técnico en el que había que trabajar con operadores en la planta. De un panel de siete personas, yo fui la que se quedó. Tiempo después, mi jefe me confesó que originalmente buscaban a un hombre para cubrir el rol, pero mi perfil los convenció. Ya llevo más de 22 años en la compañía.

Por supuesto, las cosas han cambiado desde entonces. ¿Cómo has contribuido a este cambio?

Lo que en R&D estamos impulsando es tener un balance en el equipo, pero, sobre todo, adaptar el esquema de trabajo para las mujeres y hombres, especialmente para aquellos que tienen hijos o simplemente por la necesidad de estar presente en casa. Estamos haciendo un cambio cultural para que tanto los colaboradores como sus managers asimilen que se puede trabajar a distancia, de manera remota.

Hablas de balancear los equipos. ¿Por qué es importante para PepsiCo atraer a mujeres con perfiles STEM?

En la mayoría de estas carreras es característica la falta de representación de mujeres por considerarse disciplinas complejas y para hombres. Sin embargo —y específicamente en las carreras de nutrición y química de alimentos, que también son STEM— son cursadas, en su mayoría, por mujeres.

Considero que la creatividad, capacidad analítica y habilidades de pensamiento de alguien con formación STEM es muy específica. Estas competencias son parte de las carreras del futuro y las de más demanda en esta era digital.  Por ejemplo, desde R&D hemos promovido gente hacia Finanzas, ya que la metodología, pensamiento lógico y el enfoque práctico son de gran aporte para el procesamiento de datos y resolución de problemas. Vemos ahora que los matemáticos y los actuarios son muy requeridos por las empresas. La Facultad de Química de la UNAM recientemente abrió la maestría en alta dirección, precisamente porque la institución se dio cuenta que los ingenieros químicos ocupaban puestos directivos en el largo plazo y que las necesidades de complementar su formación, especialmente en la parte administrativa y de liderazgo, hacen de éste un mejor líder.

 ¿Qué habilidades se requieren para estar en R&D de PepsiCo?

Creo que lo más importante es tener curiosidad intelectual y habilidades numéricas, poder hacer cálculos. Es la base. Pero también la creatividad para poder idear cosas que después puedas llevar a una fábrica. Esto te amplía muchísimo el espectro en R&D, porque aquí puedes contribuir en un área de proceso, en un área de calidad, en un área de finanzas. Y en cada experiencia que vas teniendo adquieres nuevas habilidades y desarrollas otras.

Desde tu experiencia, ¿qué se puede hacer para que más mujeres estudien estas carreras y nivelar la balanza?

Todo empieza en casa. Mi marido es ingeniero químico y yo soy química en alimentos. Mis dos hijas ven y escuchan conversaciones relacionadas a nuestras profesiones todo el tiempo. Muchas veces, desde niños no estamos lo suficientemente expuestos a ambientes que te permitan quitar el prejuicio de que este tipo de carreras son difíciles o para gente con talentos muy específicos. Me parece que ahí está la clave: en abrir panoramas desde la infancia y animar especialmente a las niñas a que cursen carreras STEM. Claro, sin olvidar que también te puedes encontrar en el camino con un maestro que te inspire a lograr tus sueños.

También te puede interesar